Liga de Futbol Sala Costa Rica

El uso de peto durante el procedimiento de sustitución de jugadores quedó suspendido temporalmemte para los torneos que se disputen durante el 2020, según anunció la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) este martes 16 de junio en un comunicado.

Pasar el chaleco al jugador sustituido, –o al tercer árbitro–, representa un riesgo debido a la pandemia mundial del Covid-19, por tal razón la FIFA modificó transitoriamente la Regla 3 (Los Jugadores), para proteger a los protagonistas del juego.

“En vista del gran impacto que ha tenido la pandemia de COVID-19 en el mundo y, por extensión, en el deporte, la FIFA ha introducido una modificación temporal en las Reglas de Juego del Futsal relativa al procedimiento de sustitución de jugadores”, dice el comunicado.

Actualmente el texto presente en las Reglas de Juego 2020/21 dice: “Las sustituciones serán efectivas cuando el suplente entre por completo en el terreno de juego por la zona de sustituciones de su propio equipo, tras entregar el peto al jugador al que va a sustituir, excepto si este hubiese tenido que abandonar la cancha por otra zona por las razones previstas en las Reglas de Juego del Futsal, en cuyo caso entregará el peto al tercer árbitro”.

 Con la modificación temporal a la Regla 3, el texto queda de la siguiente manera: “La sustitución será efectiva en el momento que el suplente haya entrado por completo en el terreno de juego por la zona de sustituciones de su equipo”.

El cambio entrará en vigor con efecto inmediato en aquellas competiciones que concluyan el 31 de diciembre o antes de esa fecha, tanto si se han retomado ya como si no lo han hecho todavía.

La FIFA decidirá, de acuerdo a la evolución de la pandemia del Coronavirus, si ampliará la enmienda para las competiciones que concluyan en el 2021. 

“Rogamos que compartan esta decisión con los organizadores de torneos de futsal operativos en la jurisdicción de su federación miembro”, finaliza el documento firmado por el ex árbitro internacional Pierligui Collina, presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA. 

Mauricio Salazar Chaves fue el epicentro del gol durante los 27 años que jugó al fútbol salón y al futsal para diez diferentes equipos. Ganó nueve campeonatos nacionales e innumerables títulos de goleador.

Su historia empezó en 1988 con el equipo juvenil Super L Guadalupe. Unos amigos de su barrio, Cinco Esquinas de Tibás, lo invitaron a entrenar y jugar cuando tenía 15 años.

El niño que corría detrás de aquel pesado balón pronto se hizo grande. A los equipos les empezó a seducir aquel jugador habilidoso, rápido y con una facilidad para definir como pocos.

Con tan solo 19 años fue llamado a la Selección Nacional. Y aunque se quedó con las ganas de ir al Mundial de Hong Kong en 1992, el destino le tenía preparado un debut de cuento de hadas para la Copa del Mundo de México 1997.

“Kimby” hizo historia junto a la Selección Nacional que terminó en octavo lugar en ese Mundial de México. La mejor participación de un combinado patrio desde que la FIFA empezó a regir el futsal.

“La Sele” empató a dos con España. Venció 6 a 4 a Bolivia y goleó 13 a 1 a Japón. En la segunda fase derrotó 1-0 a República Checa y cayó 0 a 2 contra Rusia. Brasil terminó con el sueño mundialista nacional con una victoria de 0-4.

Los seis goles que convirtió en esa Copa del Mundo le abrieron la puerta para convertirse en el primer legionario del futsal, junto a su gran amigo Allan Ineken. Álvaro Guevara, el técnico campeón del Mundo, se los llevó a jugar a la Liga de Venezuela con el Bucaneros de Oriente.

Es en Puerto de la Cruz donde la prensa venezolana bautiza a Mauricio “El Terremoto Salazar, después anotar un triplete en su debut. Y aunque el contrato era por cuatro meses, la aventura duró 60 días. El equipo quedó eliminado en primera fase, pero “Kimby” dejó su huella con tres diez goles. 

A su regreso a Costa Rica cambió lo que hasta ese momento era un imposible para un jugador de aquella época. Los equipos empezaron a pagarle un salario por jugar. La experiencia por Sur América y sus goles eran su mejor carta de presentación.

Tibás, UCR, Bucaneros de Oriente (Venezuela), Liceo de Costa Rica, Escazú, Paraíso, Esparza, JOMA y La Trinidad de Moravia hoy forman parte de los clubes donde Mauricio dejó una huella imborrable. 

Salazar jugó también las Copas del Mundo de Bolivia 2000 y Paraguay 2003. El Mundial de Fútbol Salón de Clubes con Jugados Escazú en el 2003, en la ciudad paraguaya de Encarnación. Los Panamericanos de Colombia (1996) y Paraguay (1999). Un Torneos Internacional con la Universidad de Costa Rica en la Isla de San Andrés en 1995 y el Grand Prix 2001 con la Selección.

A su regreso de ese “Mundialito”, en Brasil, pierde dos dedos de su pie derecho, en un accidente con una cortadora de césped. “Nunca pasó por mi mente dejar de jugar. Siempre pensé en volver y gracias a mi Dios lo logré”, asegura “Kimby”

Cuatro años después de su retiro, el empresario concedió una entrevista para todos los seguidores de la Liga de Futsal, donde hace un repaso de sus 27 años de su carrera sacudiendo las redes y festejando goles al por mayor.

¿Cuándo y dónde inicia su carrera?
R. Inicié en 1988 en el equipo juvenil de Super L Guadalupe. Un equipo de mi distrito aquí en Cinco Esquinas de Tibás. Unos amigos del barrio me llevaron a entrenar y me adapté rápidamente a la disciplina.

¿Qué recuerdos guarda de su etapa como jugador?
R. Son muchos los recuerdos. Jugar mundiales. Ser campeón y goleador de los torneos nacionales, en varias ocasiones y ser de los primeros jugadores nacionales en salir a jugar al extranjero. 

¿Cómo fue su paso en los Bucaneros de Venezuela?
R. Recuerdo con mucho orgullo ser el primer jugador en ser contratado por un equipo internacional, junto a mi gran amigo Allan Innecken. Abrimos las puertas para que en el futuro los países volvieran a ver a Costa Rica y que muchos jugadores pudieran lograr lo mismo.

¿Su mejor etapa?
R. Fui muy constante en toda mi carrera. De 1997 a 2001 fue la mejor etapa que viví como jugador.

Usted fue un goleador, ¿su principal característica?
R. Creo que fui habilidoso, pero la principal virtud que Dios me dio fue el anotar muchos goles.
 
¿Qué técnico marcó su carrera?
R. Tuve muchos y muy buenos. Fabio Torres, Luis Javier Chavarría, Carlos Quirós.  A nivel internacional; Manuel Sánchez, entrenador de la selección Colombia.

¿Un gol o partido qué recordará por siempre? 
R. Siempre recordaremos la final de Tibás contra la Trinidad de Moravia en 1998. Yo jugaba para Tibás y salimos campeones.

¿Qué jugador lo inspiró?
R. Fueron muchos los jugadores que me ayudaron. Tendría que hacer una gran lista, pero algunos de ellos son: mi gran amigo Manrique Madrigal, Guillermo Avilés, Ricardo Gutiérrez “Huevito”. Gente de la cual aprendí mucho dentro y fuera de la cancha. 

¿Pensó en el retito tras perder dos dedos del pie derecho en 2001?
R. Después de regresar de Brasil me amputé dos dedos del pie derecho en un accidente con una máquina de cortar zacate. Nunca pasó por mi mente dejar de jugar. Siempre pensé en volver y gracias a mi Dios lo logré.

¿Le gustaría volver a las canchas como entrenador?
R. Me retiré jugando con la Trinidad de Moravia, en la Primera A, en el 2015. El tiempo pasó y nunca logré capacitarme. En los últimos años me ha entrado el gusanito de involucrarme de nuevo. En cualquier momento espero volver para seguir ligado a este deporte que tanto amo.

¿Alguna anécdota que nos pueda?
R. Jugando en Venezuela, en mi partido de debut, anoté 3 goles en un coliseo totalmente lleno. Ganamos 3-1. La prensa me empezó llamar Mauricio “El Terremoto” Salazar. 

Y hablando de apodos, ¿quién lo bautizó como “Kimby”?
R. Fue en mi primera selección. Yo era muy joven. El entrenador José Cubero me prestó su buzo para que pudiera salir en las tomas de la televisión en la presentación del equipo, porque no tenía.   Al terminar la presentación lo olvidé en el gimnasio. Mis compañeros lo escondieron para jugarme una broma. Creo que fue Diego Solís que empezó a llamarme “Kimby” (marca de tortas). Desde esa fecha y hasta el día de hoy todos me conocen así por haberme jalado esa torta. 

Ficha Técnica
Nombre: Mauricio Salazar Chaves
Fecha de nacimiento: 3 de setiembre de 1973
Lugar: Tibás, San José.
Profesión: Comerciante
Equipos: Super L Guadalupe, Tibás, UCR, Club Bucaneros de Oriente (VEN), Liceo de Costa Rica, Escazú, Paraíso, Esparza, JOMA y La Trinidad de Moravia,
Mundiales: México 1997, Bolivia 2000 y Paraguay 2003
Mundial de Fútbol de Salón: Jugados Escazú, Argentina (Posadas) y Paraguay (Encarnación) en el 2003.
Campeonatos Panamericano de Fútbol de Salón:  Colombia (1996) y Paraguay (1999)
Torneos Internacionales: Con la UCR en el Torneo Isla San Andrés 1995 (Colombia) y Selección Nacional Grand Prix 2001 (Brasil). 
Títulos Nacionales: Tibás (1), Super L Copa (1), Jugados Escazú (1) y UCR (6)


Adays Briceño Espinoza es parte de la historia de la Liga de Futsal de Costa Rica. La asistente administrativa del Comité de Competición cumple este lunes 8 de junio once años de vestir la camiseta del equipo de trabajo de LIFUTSAL.

La originaria de Guanacaste es la colaboradora más antigua del personal que labora para la Liga. Adays dio sus primeros pasos junto a la organización deportiva que empezó a regir y organizar los torneos de futsal a partir del 2009, tras la fusión del fútbol salón y fútbol sala.

Y es que quién no conoce a Adays, “La Dama del Futsal”. La mujer, la madre y la amiga que con su determinación, pasión y entrega trabaja dentro y fuera de la cancha, con el reglamento de competición en la cabeza y el corazó,  porque considera a LIFUTSAL su segunda familia y su pasión.

Son miles de partidos y más 100 finales las que figuran en su hoja de vida deportiva, en esta década de laborar y ser un miembro importante del Comité de Competición. En su onceavo aniversario, conversamos con Adays para que nos cuente de su pasado y presente en la Liga de Futsal.

 ¿Cómo y cuándo llega a la Liga de Futsal?
R.- Después de trabajar diez años en la Fedefutbol, me tomé un descanso. Quería darme un respiro del fútbol. Fueron años agotadores. A la Liga de Futsal llegué por recomendación de mi buen amigo Iván Madrigal. Él tenía contacto con la administradora de ese momento, Elena Monney. Me rogó como 15 días. Yo tenía mis dudas porque era un deporte nuevo para mí. Me daba temor conocer a gente nueva. Llegué un 8 de junio de 2009. Once años después sigo cosechado más amigos de los que pude imaginar.

¿Qué significa el futsal en su vida?
R. –Es una pasión y mi segunda familia. He llegado a amar tanto mi trabajo que siempre doy más de lo que me piden. Me siento agradecida por tener un trabajo en tiempos de pandemia, porque hay mucha gente que lo ha perdido. Me mantengo al pie del cañón. He logrado mantener un equilibrio entre la familia, el trabajo y los amigos. 

Ha visto pasar a una generación de jugadores que hoy son protagonistas… 
R. –Han sido tantos que es difícil recordarlos a todos. Darío González, los hermanos Milinton y Justin Tijerino, Greivin Cascante, Kenneth Carmona. Es un gran orgullo. Soy amante de las Liga menores. Siempre las defiendo. Los niños son los que más disfrutan y aman este deporte.

¿Cuál de las finales es la que más recuerda y por qué? 
R. –Todas las finales son importantes. Me han dejado una gran enseñanza y las he disfrutado mucho. Tienen un significado muy especial en mi vida. Me gustó mucho la organización del 2018. Recuerdo la final U-11 del 2009, entre Borussia y T Shirt Mundo. Darío González no dejaba de llorar, a pesar de que fue campeón y goleador. Eso me impactó mucho. Lo abracé para consolarlo. Muchos niños tienen problemas familiares y el futsal es la medicina que los hace crecer.

 ¿El mejor recuerdo de estos 11 años?
R. –El viaje a Bucaramanga con la Selección de Futsal. Ese año marcó mi vida. Fue muy emocionante ver a Costa Rica, a Brasil y Argentina en el Mundial de Colombia 2016.

 ¿La situación más difícil qué le ha tocado vivir?
R. – La muerte de Mauricio Carrillo, presidente de Unicaja. Él llegaba todos los viernes a tomar café. Era un señor muy especial. Nos afectó mucho a todos.

 ¿Qué estereotipos tuvo que romper para trabajar en deporte?
R. –El machismo. En años anteriores era muy difícil ver a una mujer en el deporte. Afortunadamente el futsal nos ha dado muchas oportunidades. Yo conformé el comité de competición. He aprendido de Edgar Vargas. Juntos hemos ido dándole vida a la competición. Implementado y modificando el reglamento en conjunto con los equipos. Lo más difícil es hacer cumplir las reglas. Antes era muy difícil ver a mujeres árbitras. Ahora hay muchas. Se ven muy elegantes dirigiendo un partido de futsal.

¿Un sueño o meta por cumplir?
R. –A nivel laboral lo he tenido de todo. Agradezco a la Liga por brindarme la oportunidad ir al Mundial de Futsal de Colombia 2016. Además, fui comisaria de un partido de la Copa Mundial Femenina que se realizó en nuestro país, en el 2015. No me queda nada por hacer. Solo ser entrenadora, pero no me llama la atención. Prefiero seguir siendo la asistente administrativa del Comité de Competición. A nivel personal me gustaría seguir estudiando secretariado ejecutivo y aprender otro idioma que no se inglés. Una secretaria es de un valor incalculable. El éxito de una empresa está en su personal de trabajo. Me siento halagada de que mi trabajo haya contribuido a que la Liga de Futsal crezca.

¿Qué enseñanza le ha dejado la pandemia del Covid-19?
R. –A que debemos ser más humanos. A veces nos creemos los dueños de la vida. No tenemos el control de todo. Esto fue un estate quieto. La decisión que tomo la Asamblea Extraordinaria de la Liga de suspender los torneos fue la mejor. En estos momentos es más importante la salud.

¿Alguna anécdota que nos pueda compartir?
R.–Recuerdo dos. En el segundo día de trabajo me asignaron el goleo de todo el campeonato. Eran como 56 equipos. Fue cansado, pero lo logré. Días después mi jefa me entregó el reglamento de competición para que lo leyera. No tenía conocimiento y muy adentro, me dije: ¡qué pereza leer esto! El éxito para estar tanto tiempo en un trabajo es ser sigiloso, respetuoso y no traicionar la confianza de los jefes. 

La Asamblea General Extraordinaria de la Liga de Futsal de Costa Rica (LIFUTSAL) reunida, este sábado, en las instalaciones de LINAFA (Liga Nacional de Fútbol Aficionado), para evaluar las acciones a seguir por la suspensión de los diferentes torneos nacionales, a consecuencia de la emergencia nacional, provocada por la pandemia del Covid-19,  acuerda:

1.- Se declara desierto el Torneo Nacional Coopecaja Liga Premier Masculino 2020, por decisión unánime.

2.- Se suspenden los Torneo Nacionales de las Ligas de Ascenso y Liga Menor para la temporada 2020. 

3.- Los representantes de los 10 equipos de la Liga Premier Femenina acuerdan, por decisión unánime, suspender el Torneo Nacional 2020.

4.- La Liga de Futsal analizará la organización de los Torneos de Copa Masculino y Femenino 2020, de acuerdo a la evolución de la pandemia del Coronavirus, y una vez se aprobado el Protocolo Sanitario por el Ministerio de Salud y el Ministerio del Deporte.

La pandemia del Covid-19 puso a Edmundo Rodríguez Menéses a meditar su retiro, después de cuatro décadas de ser árbitro de futsal y fútbol, y cuando está a cinco meses de celebrar su cumpleaños número 70.

Su condición de adulto mayor y otras afecciones de salud, relacionadas a los grupos de riesgo de contagio de coronavirus, adelantaron un posible adiós de los gimnasios del referí en activo más longevo del país.

“Al no existir una vacuna y un tratamiento, me preocupa enfermar. No tenía pensado retirarme. El estar activo me ayuda para estar ocupado, hacer ejercicio y ganar un dinerito extra para redondear mi pensioncita”, asegura Rodríguez. 

El árbitraje lo flechó a finales de la decada de los setenta cuando ingresó a trabajar en el Tecnologico de Costa Rica (TEC), en su natal Cartago. En su hora y media de almuerzo aprovechaba para ir a ver los partidos de los estudiantes.

Enrique “Churchill” Calderón (q.d.D.g), profesor de educación física del TEC, fue quien despertó ese sentimiento cuando lo puso a dirigir algunos de los juegos del mediodía.

“Me entusiasmé e hice el curso de arbitraje en la disciplina de fútbol. Comencé a arbitrar en canchas abiertas. Por los años 90 me fui a dirigir al futbol  de salón, hasta el 2008. Después de dio la fusión. Nació la Liga de Futsal. Desde entonces me ha mentenido en futsal”, agrega. 

A pocos meses de soplar las 70 velitas del ‘queque’, Edmundo asegura que un árbitro no se hace sino nace. Y que su gran secreto para mantenerse vigente durante estos 40 años ha sido disfrutar de lo que hace y del deporte.  “Cuando uno toma un silbato para dirigir un amistoso es por algo. Un árbitro es el aficionado más cercano al partido”.

Recuerda el primer partido de fútbol que dirigió en canchas abiertas. Fue en Paso Ancho de Oreamuno.  En 1980. Le pagaron 600 colones de dieta arbitral. Otro de las experiencias que atesora fue cuando recibió la designación para ser referí del partido amistoso internacional de fútbol de salón entre las Selecciones de Paraíso y México, en el Polideportivo de Cartago.

Edmundo Rodríguez ha sido la inspiración para las nuevas generaciones de árbitros. Es un referente y ejemplo a seguir en ADEAFUSA, la asociación de referís a la que pertenece. “Me gusta carbonear y apoyar a los prospectos. Puedo mencionar a árbitros ya consolidades como Einer Javier Arce, Luis Chacón y Elio Solís.

Carlos Luis Monge fue su referente en el fútbol. En el fútbol de salón recuerda Carlos Aguilar a y en el futsal a Jorge Ruiz. En el campo le ha sorprendió el seleccionado colombiano Jhon Jairo Pinilla, los jugadores nacionales Alejandro ‘Pato’ Fallas (ADIBBO) y Wilber Montes (Paraíso) y la jugadora Tatiana Castillo (Tres Ríos).

De las tantas anecdotas que ha vivido en las canchas de futsal nunca olvidará la ocasión cuando una jugadora lo atropelló en una acción de juego, que terminó por enviarlo a la segunda grada del gimnasio de Paraíso, Cartago.

“La vida me dió la gran oportunidad de ser árbitro, en fútbol, fútbol salón y futsal. En 40 años de estar activo, he logrado hacer buenos amigos y amigas. Con esto del Covid-19, se me va a complicar el regreso a las canchas, por mi condición de adulto mayor, hipertenso. Y no recuerdo que más. Gracias a todos (as) por la confianza que depositaron en mi persona. Bendiciones”, escribió ‘Mundo’ en su muro de facebook.

Y es que Edmundo es muy activo. No solo en las canchas, sino además en las redes sociales. Constantemente está publicando y compartiendo información, y anécdotas de su vida y de su gran pasión: el árbitraje, con los casi mil 200 seguidores de su perfil en facebook. 

De momento, Edmundo Rodríguez se cuida en casa y disfuta el tiempo libre que le brinda su pensión al lado de su familia. A la espera de que un tratamiento o una vacuna contra el Covid-19, le permita regresar a los gimnasios,–con su silbato y sus tarjetas–, y continuar escribiendo su historia en el “Mundo” del arbitraje.

Ficha Técnica
Nombre: Edmundo Rodríguez Meneses
Fecha de nacimiento: 27 de noviembre de 1950
Lugar: Cartago
Profesión: Pensionado del Magisterio Nacional
Experiencia: 40 años de ser árbitro de fútbol, fútbol de salón y futsal
Hobbie: Coleccionar lapiceros

ULTIMAS NOTICIAS

FACEBOOK

INSTAGRAM

                                                                                         

Boton de Contacto pie de pagina y contador de visitas

CONTADOR DE VISITAS LIGA FUTSAL AmazingCounters.com
©2020 Liga de FutSal. Todos los derechos reservados. Email. info@lifutsal.net Teléfono +506 2248 1933